Ángela Ponce, transgénero que hizo historia en Miss Universo se queda sin corona

Natalie Ortega es la mujer que suplirá en Miss Universo a Ángela Ponce como Miss España. 

Redacción: Jaime Portillo

En casi todo el mundo se han eligido ya a las que serán las representantes de cada país en el certamen de belleza más famoso del mundo, Miss Universo, pero ningún nombramiento ha llamado más la atención de la prensa como el del viejo. Hoy Ángela Ponce se queda sin corona,  te presentamos a la nueva Miss España.

Como era de esperarse, Ángela Ponce llegó bellísima al certamen de Miss Universo España. Utilizó un vestido de corte princesa en color casi blanco, la corona que durante un año portó con orgullo se iba, pero ella dijo quedarse con la mejor experiencia de su vida.

De pronto, ya casi al final del certamen le rindieron homenaje por su valentía y coraje y sí, después vino el nombramiento de la nueva reina, su nombre: Natalie Ortega, quien es mitad Norwegian, mitad Española.

AQUÍ ALGUNAS FOTOS QUE RESALTAN SU BELLEZA

 

 

 

 

DE FRENTE 

Como era de esperarse, Ángela Ponce llegó bellísima al certamen de Miss Universo España. Utilizó un vestido de corte princesa en color casi blanco, la corona que durante un año portó con orgullo se iba, pero ella dijo quedarse con la mejor experiencia de su vida.

De pronto, ya casi al final del certamen le rindieron homenaje por su valentía y coraje y sí, después vino el nombramiento de la nueva reina, su nombre: Natalie Ortega, quien es mitad Norwegian, mitad Española.

 

EL LOGRÓ POR EL QUE EL MUNDO APLAUDIÓ A ÁNGELA PONCE EN 2018

Ángela Ponce, sevillana de 27 años se ha convertido en la primera mujer trans en competir en Miss Universo, un certamen con 66 ediciones a sus espaldas. Y, aunque parezca anacrónico que en pleno 2018 esta sea la primera vez que ocurre este hecho, lo cierto es que hasta 2012 el concurso prohibía la participación a mujeres transgénero.

Ponce no ganó —el título se lo llevó Miss Filipinas, mientras que la española fue eliminada en la primera ronda— pero su participación supone un paso más en materia de igualdad, inclusión y representación.

Al fin y al cabo, es una conquista más de espacios que históricamente le han sido negados a la comunidad LGTB+ —a la trans en este caso— y que legítimamente también nos pertenece. Por ello, lo que ha conseguido Ponce es una victoria indiscutible, teniendo en cuenta que en muchos países participantes —como Albania, Birmania o Camboya—, el cambio de nombre y sexo en los documentos oficiales no está permitido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *